Enema de bario

¿Qué es un enema de bario?

Un enema de bario es una prueba de diagnóstico por imágenes que usa radiografías para observar la porción inferior del tubo gastrointestinal (tubo digestivo). La parte inferior del tubo digestivo incluye el intestino grueso (colon) y el recto.

Para las radiografías se usa una cantidad pequeña de radiación externa para crear imágenes del cuerpo, los órganos y otras estructuras internas. Con frecuencia, las radiografías se usan para detectar problemas en los huesos o las articulaciones, o para examinar el corazón y los pulmones. Un enema de bario es un tipo de radiografía.

Durante esta prueba, suele hacerse una fluoroscopia, un tipo especial de película de radiografías “en vivo” que muestra los órganos en movimiento en tiempo real.

En esta prueba se usa bario, una sustancia que permite que determinadas zonas del cuerpo aparezcan con más claridad en una radiografía. El radiólogo podrá ver la membrana, el tamaño y la forma del colon. Es posible que estos detalles no se vean en una radiografía estándar. El bario se usa solamente para las pruebas de diagnóstico por imágenes del tubo digestivo.

Después de que el bario esté en el intestino grueso, el radiólogo puede llenar el intestino de aire. El aire se verá de color negro en la película de radiografías, y el bario se verá de color blanco. Este contraste hace que aparezcan detalles más pequeños. Cuando el bario y el aire se usan juntos, esta prueba se llama estudio de doble contraste.

¿Por qué podría necesitar un enema de bario?

Puede realizarse un enema de bario para observar y diagnosticar problemas en el colon y el recto. También es posible que necesite un enema de bario si su proveedor de atención médica sospecha que usted puede tener algo de lo siguiente:

  • Llagas e inflamación en el colon (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn)

  • Pérdida de sangre

  • Obstrucción o crecimientos (pólipos)

  • Sacos o bolsas en el colon (divertículos)

  • Cáncer

  • Distensión inusual o dolor en la parte baja del abdomen

  • Descenso de peso de origen desconocido

  • Síndrome del intestino irritable

  • Alteraciones en las evacuaciones, como diarrea crónica o estreñimiento, o presencia de sangre, mucosidad o pus

Es posible que el proveedor de atención médica tenga otros motivos para indicarle un enema de bario. Hable con su proveedor de atención médica sobre los motivos para realizarse la prueba.

¿Cuáles son los riesgos de un enema de bario?

Quizás sea conveniente que hable con su proveedor de atención médica sobre la cantidad de radiación que se utiliza durante la prueba. También pregunte sobre los riegos que se aplican a su caso.

Piense en la posibilidad de anotar todas las radiografías a las que se somete e incluya las exploraciones que le realizaron anteriormente y las radiografías que le hicieron por otros motivos. Muéstrele esta lista a su proveedor. Los riesgos de la exposición a la radiación pueden estar asociados con la cantidad de radiografías que le hacen y con el número de tratamientos con rayos X que recibe a lo largo del tiempo.

Dígale a su proveedor si aplica alguno de los siguientes casos:

  • Está embarazada o si sospecha que puede estarlo. La exposición a la radiación durante el embarazo puede causar anomalías congénitas. No debe someterse a esta prueba si está embarazada.

  • Es sensible o alérgico a medicamentos, medios de contraste, anestesia local, yodo o látex.

Los siguientes son algunos de los riesgos del enema de bario:

  • Orificio o desgarro en el colon (perforación)

  • Problemas con los laxantes y enemas realizados antes de la prueba, como deshidratación y alteraciones de electrolitos

  • Raras veces, reacciones alérgicas o de hipersensibilidad al bario

  • Estreñimiento o heces retenidas si todo el bario no sale del cuerpo

Hay ciertas cosas que pueden restarle exactitud al enema de bario. Incluyen los siguientes:

  • Estudio de la deglución con bario o pruebas en la parte superior del tubo digestivo recientes

  • Espasmos en el colon

  • Heces en el intestino

No debe realizarse un enema de bario si tiene algo de lo siguiente:

  • Orificio o desgarro en el colon (perforación en el intestino)

  • Colitis ulcerosa grave

  • Distensión rápida del colon (megacolon tóxico)

  • Dolor abdominal repentino

Es posible que haya otros riesgos, según su afección de salud específica. Asegúrese de hablar con su proveedor sobre cualquier inquietud que tenga antes del procedimiento.

¿Cómo me preparo para un enema de bario?

  • El proveedor de atención médica le explicará el procedimiento. Haga todas las preguntas que tenga.

  • Es posible que le pidan que firme un formulario de consentimiento, el cual autoriza al proveedor a realizar el procedimiento. Lea el formulario atentamente y haga preguntas si algo no está claro.

  • Deberá dejar comer y beber durante aproximadamente 8 horas antes de la prueba. En general, esto significa después de la medianoche.

  • Le darán instrucciones de preparación del intestino que deberá comenzar el día anterior a la prueba. Es posible que deba tomar un laxante, usar supositorios o hacerse un enema. Es muy probable que le indiquen una dieta de líquidos claros un día antes de la prueba, o quizás más. Los líquidos claros incluyen caldo, gelatina, té y refrescos claros. Esto se realiza para quitar todas las heces sólidas del colon.

  • Avise al proveedor si está embarazada o si piensa que puede estarlo.

  • Informe a su proveedor si tiene alergia o sensibilidad a cualquier medicamento, al látex, a la cinta adhesiva o a la anestesia (local y general).

  • También debe informarle al proveedor si hace poco que se ha sometido a un estudio de la deglución con bario o a una prueba en la parte superior del tubo digestivo. Esto puede hacer que resulte más difícil obtener buenas radiografías de la parte inferior del tubo digestivo.

  • Infórmele también sobre todos los medicamentos que usa. Esto incluye los medicamentos recetados y los de venta libre, y los suplementos a base de hierbas. Es posible que deba dejar de tomarlos antes de la prueba.

  • En función de su afección, puede que su proveedor le indique una preparación específica. Siga toda instrucción que le dé su proveedor para prepararse.

¿Qué ocurre durante un enema de bario?

Pueden hacerle un enema de bario de forma ambulatoria o durante una hospitalización. La forma en que se hace la prueba puede variar según su afección y las prácticas de su proveedor de atención médica.

En general, un enema de bario sigue este proceso:

  1. Le pedirán que se quite cualquier prenda, joya u otro objeto que pueda entorpecer el procedimiento.

  2. Es posible que le soliciten que se quite la ropa. De ser así, le darán una bata.

  3. El técnico tomará una radiografía para asegurarse de que tenga el colon vacío.

  4. Usted se acostará de lado en una camilla para examen.

  5. El técnico o radiólogo introducirá un tubo blando y flexible a través del recto para permitir que el bario fluya hacia el colon. Se infla un globo cerca del extremo del tubo para evitar que se filtre el bario.

  6. El bario fluirá lentamente hacia el colon. Es probable que tenga cólicos mientras ingresa el bario. Para aliviar las molestias, puede hacer respiraciones profundas.

  7. Quizás sienta que necesita evacuar. Será importante que resista este impulso para evitar que el bario se salga. Avísele al técnico si tiene algún problema. Después de la prueba, le darán una bacinilla o lo ayudarán a ir al baño.

  8. Durante la prueba, la máquina de radiografías y la camilla para examen se moverán. Mientras le toman las radiografías, es posible que le pidan que cambie de postura.

  9. El radiólogo tomará imágenes individuales, una serie de radiografías o una fluoroscopia mientras el bario atraviesa el colon.

  10. Cuando se termina el procedimiento, el técnico permitirá que el bario salga del tubo. El técnico desinflará el globo y retirará el tubo.

  11. Si le harán un estudio de doble contraste, parte del bario caerá dentro de una bolsa y otra parte permanecerá en el colon. El técnico hará ingresar aire al recto para expandir el colon bajo la supervisión del radiólogo y se tomarán más radiografías.

  12. Después de que se hayan tomado las radiografías, lo ayudarán a bajarse de la camilla y a ir al baño, si es necesario.

¿Qué sucede después de un enema de bario?

Después del examen, expulsará algo de bario de inmediato. Le darán una bacinilla o lo ayudarán a ir al baño.

Puede retomar su dieta y actividades normales después del enema de bario, a menos que el proveedor de atención médica le indique lo contrario.

El bario puede causar estreñimiento o heces retenidas después del procedimiento si no lo elimina del cuerpo por completo. Tal vez le indiquen que tome mucho líquido y coma alimentos con alto contenido de fibra para ayudar a expulsar del cuerpo el resto del bario. También es posible que le den un laxante para facilitar este proceso.

Las evacuaciones pueden tener color blanco o más claro hasta que haya expulsado todo el bario.

Es probable que después del procedimiento se sienta cansado debido a la larga preparación del intestino que tuvo que hacer antes de la prueba. Descanse lo necesario.

Puede que le duelan el ano y el recto por la preparación del intestino. Es posible que su proveedor de atención médica le recomiende una pomada para aliviar la zona.

Llame a su proveedor de atención médica de inmediato ante cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Problemas para defecar o imposibilidad de evacuar los intestinos o eliminar gases

  • Sangrado rectal

  • Dolor o hinchazón del abdomen

  • Heces con un tamaño más pequeño que lo normal

  • Fiebre

Su proveedor de atención médica puede darle otras instrucciones, en función de su situación.

Próximos pasos

Asegúrese de saber lo siguiente antes de aceptar someterse al procedimiento:

  • El nombre de la prueba o del procedimiento

  • Los motivos por los que se realiza la prueba o el procedimiento

  • Los resultados que puede esperar y qué significan

  • Los riesgos y los beneficios de la prueba o del procedimiento

  • Los efectos secundarios y las complicaciones posibles

  • Cuándo y dónde le realizarán la prueba o el procedimiento

  • Quién es la persona que realizará la prueba o el procedimiento y sus conocimientos o experiencia

  • Qué sucedería si no se realizara la prueba o el procedimiento

  • Las pruebas o los procedimientos alternativos disponibles

  • Cuándo y cómo obtendrá los resultados

  • A quién llamar luego de la prueba o del procedimiento en caso de tener preguntas o problemas

  • Cuánto deberá pagar por la prueba o el procedimiento

Revisor médico: Neil Grossman MD
Revisor médico: Raymond Turley Jr PA-C
Revisor médico: Stacey Wojcik MBA BSN RN
Última revisión: 4/1/2021
© 2000-2021 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.