Información sobre mordeduras y arañazos de animales

La mayoría de las mordeduras de animales necesitan tratamiento según el tipo de herida y la gravedad. Ya sea que provengan de una mascota o de un animal salvaje, los arañazos y las mordeduras pueden infectarse y dejar cicatrices. Además, los animales pueden portar enfermedades que pueden transmitirse por una mordedura. Las mordeduras que atraviesan la piel, así como las que se producen en el cuero cabelludo, la mano, la muñeca o el pie, tienen más probabilidades de infectarse. Los arañazos de los gatos, aunque sean de un gato pequeño, pueden transmitir la enfermedad por arañazo de gato, una infección bacteriana.

Los animales pueden transmitir la rabia y el tétanos. Los roedores, como ratones, ratas, ardillas, hámsteres, conejillos de Indias, jerbos y conejos, presentan menor riesgo de portar rabia, pero pueden transmitir otras enfermedades.

El tipo más común es la mordedura de perros. Pero, en general, las lesiones por mordeduras de gatos son más propensas a infectarse que las de perros. Esto se debe a que los gatos pueden causar heridas punzantes profundas por el tipo de dientes.

Siga las recomendaciones que se presentan a continuación para disminuir las probabilidades de que a su hijo lo muerda o lo arañe un animal:

  • Nunca deje a un niño pequeño solo con un animal.

  • Enseñe a su hijo a no molestar ni dañar a los animales y a no acercarse a estos cuando están comiendo o durmiendo.

  • Enséñele a alejarse de los perros, los gatos y otros animales que no conoce.

  • Enséñele a su hijo que no debe alimentar a los animales salvajes.

  • Registre a sus mascotas y vacúnelas contra la rabia y otras enfermedades.

  • Mantenga a sus mascotas en un patio con cerca o con una correa.

Revisor médico: Eric Perez MD
Revisor médico: Jessica Gotwals RN BSN MPH
Revisor médico: Paula Goode RN BSN MSN
Última revisión: 4/1/2022
© 2000-2022 The StayWell Company, LLC. Todos los derechos reservados. Esta información no pretende sustituir la atención médica profesional. Sólo su médico puede diagnosticar y tratar un problema de salud.