Descripción general del cáncer

¿Qué es el cáncer?

El cáncer es un crecimiento anormal de las células. Todo el cuerpo está compuesto por células que actúan y crecen de forma controlada según las necesidades del cuerpo. Los genes son los que controlan las células. Los genes de cualquier célula del cuerpo pueden dañarse. Entonces, la célula puede crecer en forma descontrolada y convertirse en un cáncer.

Las células cancerosas crecen y se multiplican con rapidez. Esto sucede incluso cuando no hay suficiente espacio y nutrientes para todas. También crecen a pesar de las señales que envía el cuerpo para que se detengan.

Las células cancerosas no tienen el mismo aspecto que las células sanas. No funcionan como deberían. Pueden propagarse desde donde empezaron a crecer hacia otras partes del cuerpo. Los crecimientos anormales de células que pueden convertirse en cáncer se conocen como tumores, masas o lesiones.

La oncología es la rama de la medicina que estudia y trata el cáncer.

Cómo se pronuncia

On-co-lo-GÍA

¿Qué significan "benigno" y "maligno"?

Los tumores pueden ser benignos o malignos.

Los tumores benignos no son cáncer. Tienden a crecer de forma lenta. No se propagan hacia otras partes del cuerpo.

Los tumores malignos son cáncer. Pueden crecer con rapidez. Crecen en los tejidos normales cercanos y los destruyen. Con el tiempo, pueden propagarse a otras partes del cuerpo.

Cómo se pronuncia

Be-NIG-no

Ma-LIG-no

¿Qué significan "invasivo localmente" y "metastásico"?

El cáncer puede ser invasivo localmente y metastásico.

El cáncer invasivo localmente se propaga a los tejidos cercanos a la zona donde comenzó. Puede causar problemas al ejercer presión sobre tejidos u órganos cercanos. Esto puede provocar que no funcionen como deberían.

El cáncer metastásico se propaga más allá de la zona donde comenzó. Crece en otra parte del cuerpo y causa problemas en la zona. Las células cancerosas se propagan al entrar en el torrente sanguíneo o en el sistema linfático.

El sistema linfático es una serie de vasos pequeños que transportan un líquido llamado linfa. La linfa se encarga de recolectar los residuos de las células. Los lleva a los ganglios linfáticos, donde se filtran. Luego, la linfa llega al torrente sanguíneo.

Las células cancerosas pueden viajar a través de la sangre o de la linfa a cualquier parte del cuerpo. Así, crecen y forman un tumor en la zona.

¿Qué son los tumores primarios?

El tumor original se conoce como tumor primario. Es el lugar donde comenzó el cáncer. Las células cancerosas pueden desprenderse y viajar a través del cuerpo. Y pueden formar nuevos tumores en otras partes del cuerpo.

Estos nuevos tumores se llaman tumores secundarios. Para formar estos tumores, las células cancerosas viajan a través de la sangre o del sistema linfático. Las células cancerosas del tumor secundario son las mismas que las del tumor primario, aunque estén en lugares diferentes.

¿Cómo se llama cada tipo de cáncer?

El cáncer recibe el nombre de la parte del cuerpo en donde comenzó. Es el lugar donde se formó el tumor primario.

Cuando el cáncer se propaga, mantiene ese nombre. Por ejemplo, si un cáncer de colon primario se propaga a los pulmones, continúa llamándose cáncer de colon. El cáncer de pulmón es un tumor secundario. Las células cancerosas del pulmón se parecen a las células cancerosas del colon. No se ven como células cancerosas de pulmón. Puede llamarse cáncer de colon con metástasis en el pulmón o cáncer de colon metastásico en el pulmón. No se trata de cáncer de pulmón.

¿Cuáles son los distintos tipos de cáncer?

Existen más de 100 tipos de cáncer. No es una sola enfermedad. Los tipos de cáncer se definen por el tipo de célula en la que comienzan. O pueden definirse según la zona del cuerpo en la que comenzaron. Algunos tipos de cáncer son mixtos.

Las siguientes son las categorías más comunes de cáncer que comienzan en determinados tipos de células:

  • Carcinoma. Es un cáncer que se inicia en las células que conforman el tejido epitelial. Este tejido cubre o reviste las superficies interiores y exteriores del cuerpo, como los órganos, las glándulas y la piel. Los carcinomas suelen formar tumores sólidos. Son el tipo más común de cáncer. Por ejemplo, el cáncer que se inicia en el pulmón, en el colon, en las mamas y en la próstata son muy a menudo carcinomas.

  • Sarcoma. Es un cáncer que comienza en las células del tejido conjuntivo. Incluye las células de los vasos sanguíneos y linfáticos, de cartílagos, de grasa, de los músculos, de los tendones y de los huesos. Por ejemplo, el osteosarcoma es el tipo de cáncer más común que comienza en los huesos.

  • Linfoma. Este cáncer comienza en un tipo de glóbulo blanco llamado linfocito. Estas células forman parte del sistema inmunitario. Las células del linfoma pueden acumularse en los ganglios linfáticos y en otros tejidos linfáticos. Los linfomas se agrupan en dos categorías: linfoma Hodgkin y linfoma no Hodgkin.

  • Leucemia. Se conoce como cáncer de sangre. Comienza en las células de la médula ósea que se encargan de producir glóbulos. Este tipo de cáncer impide que la médula ósea produzca glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas normales. (Los glóbulos blancos son necesarios para combatir infecciones. Los glóbulos rojos transportan oxígeno y dióxido de carbono a través del cuerpo. Las plaquetas ayudan con la coagulación de la sangre y previenen sangrados).

    Hay cuatro tipos principales de leucemia:

    • La leucemia mieloide aguda (LMA)

    • La leucemia mielógena crónica (LMC)

    • Leucemia linfoblástica aguda

    • Leucemia linfocítica crónica.

    Las palabras mielógena/mieloide y linfocítica se refieren al tipo de células afectadas. Las palabras aguda y crónica indican la velocidad de crecimiento de las células.

  • Mieloma. Este tipo de cáncer en la sangre comienza en las células plasmáticas de la médula ósea. En algunos casos, las células del mieloma se acumulan en un hueso y forman un único tumor. Este tumor se llama plasmocitoma. En otros casos, las células del mieloma se acumulan en muchos huesos y forman muchos tumores. Esto se conoce como mieloma múltiple.

¿Cuáles son las causas del cáncer?

El cáncer no tiene una única causa. Los expertos creen que es la interacción de muchos factores lo que provoca un daño celular que puede convertirse en cáncer. Los factores pueden ser genéticos, ambientales o pueden estar relacionados con el estilo de vida. Estos factores afectan los genes de una célula y hacen que se multiplique y crezca de forma descontrolada.

¿Quiénes están en riesgo de tener cáncer?

Algunos tipos de cáncer se relacionan con factores de riesgo. Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta las probabilidades de tener una enfermedad. No siempre es la causa de la enfermedad. Pero puede significar que la probabilidad es más alta.

Las personas con un mayor riesgo de padecer determinados tipos de cáncer pueden reducir el riesgo al hacerse pruebas de detección periódicas. De esta manera, es posible detectar y tratar los cambios de células precancerosas antes de que se conviertan en células cancerosas. Algunos tipos de cáncer de colon, recto y cuello uterino pueden prevenirse con las pruebas de detección.

Las pruebas de detección periódicas también permiten detectar temprano el cáncer, cuando es pequeño y no se propagó. El tratamiento suele funcionar mejor cuando el cáncer se detecta de manera temprana.

Algunos factores de riesgo del cáncer pueden controlarse, pero no todos. Entre los factores de riesgo de cáncer en adultos, se incluyen los siguientes:

  • Factores relacionados con el estilo de vida. Por ejemplo, el tabaquismo, una alimentación con gran contenido de grasas y la exposición a la luz ultravioleta (UV) del sol o de las lámparas UV. Estos factores de riesgo se relacionan con el cáncer en los adultos. La mayoría de los niños con cáncer son demasiado pequeños para haberse expuesto demasiado a factores relacionados con el estilo de vida como para que sean la causa del cáncer.

  • Factores genéticos. La historia clínica y los genes influyen en algunos tipos de cáncer. Algunos tipos de cáncer son hereditarios. Algunas alteraciones genéticas son hereditarias. Esto significa que las personas de estas familias tienen un mayor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer. Pero no todos tendrán cáncer. En muchos casos, no se sabe si la enfermedad se debe a una alteración genética, a otros factores o si es una coincidencia.

  • Exposición a virus. Algunos virus se relacionan con el cáncer. Por ejemplo, el virus del papiloma humano (VPH), el virus de Epstein-Barr (VEB) y el VIH, que es el virus que causa el SIDA. Estos virus pueden producir cambios en las células que, con el tiempo, pueden causar cáncer. Pero el cáncer no es contagioso. No se contrae por el contacto con otra persona.

  • Factores ambientales. Las personas con determinados trabajos parecen tener un mayor riesgo de padecer algunos tipos de cáncer. Por ejemplo, pintores, agricultores, trabajadores de la construcción y personas que trabajan en la industria química. Probablemente, esto se debe al contacto con determinadas sustancias químicas. Algunos factores ambientales del hogar pueden relacionarse con el cáncer. Entre ellos, se encuentran un gas radiactivo natural llamado radón y el arsénico del agua de pozo.

Reducir los factores de riesgo que se pueden controlar puede disminuir el riesgo de cáncer. Por ejemplo, el tabaco es la principal causa de cáncer y de muerte por cáncer. No consumir ninguna forma de tabaco y evitar el tabaquismo pasivo reducen el riesgo de muchos tipos de cáncer.

¿Cómo afectan los genes al crecimiento del cáncer?

Algunos genes se relacionan con el cáncer. Todas las células cancerosas tienen algún tipo de alteración genética (mutación). Hay una cantidad pequeña de estas mutaciones que se transmiten entre los miembros de la familia o se heredan. Pero la mayoría ocurre de forma aleatoria.

Existen tres tipos principales de genes que pueden afectar el crecimiento de las células. Estos genes sufren alteraciones (mutan) en algunos tipos de cáncer. Por ejemplo:

  • Oncogenes. Son genes que hacen crecer a las células. Cuando sufren mutaciones, pueden permanecer "activos" aunque no deberían. Esto permite que las células cancerosas crezcan de manera descontrolada. 

  • Genes supresores de tumores. Estos genes disminuyen el crecimiento celular, detectan el crecimiento y la reproducción anormales de células dañadas (como las células cancerosas) y se encargan de indicar a las células cuándo deben morir. Pero si los genes supresores de tumores sufrieron mutaciones y están "desactivados", las células cancerosas pueden crecer sin control.

  • Genes reparadores de errores de emparejamiento. Estos genes permiten reconocer errores cuando se copia el ADN de un gen para producir una célula nueva. Si el ADN no se empareja a la perfección, estos genes reparan el emparejamiento incorrecto y corrigen el error. Pero si los genes no funcionan bien, los errores en el ADN pueden transferirse a las células nuevas. Por eso se dañan y puedan causar cáncer.

En la mayoría de los casos, la cantidad de células de los tejidos del cuerpo está muy controlada. Las células nuevas se crean para tener un crecimiento y un desarrollo normales. También se producen para reemplazar células dañadas o muertas. Con el cáncer, se pierde este equilibrio. Comienza cuando las alteraciones genéticas "inclinan la balanza" a favor del crecimiento celular excesivo.

¿En qué se diferencian el cáncer en los niños y el cáncer en los adultos?

El diagnóstico, el tratamiento y el pronóstico del cáncer son diferentes en los niños y en los adultos. Las diferencias principales son la tasa de supervivencia y las causas del cáncer.

La tasa de supervivencia de cinco años en los niños con cáncer es de alrededor del 84 %. Esto significa que 84 de cada 100 niños con cáncer sobrevivirán cinco años. La tasa de supervivencia de cinco años en los adultos con cáncer es de alrededor del 68 %. Esto puede deberse a que el cáncer en los niños responde mejor a algunos tratamientos. O puede deberse a que los niños tienden a recibir y tolerar mejor los tratamientos más intensos. Además, a diferencia de los adultos, los niños no suelen tener otros problemas de salud que puedan empeorar con el tratamiento del cáncer.

Los niños padecen distintos tipos de cáncer que los de los adultos. La mayoría de los tipos de cáncer en los niños se deben a un cambio celular aleatorio o a una mutación (que se produjo por casualidad). En los adultos, los factores de riesgo ambientales y los relacionados con el estilo de vida están muy vinculados con el cáncer.

Otra diferencia fundamental son los ensayos clínicos. Más de nueve de cada diez niños reciben tratamiento en centros especiales de cáncer infantil y la mayoría participa en ensayos clínicos. Esto significa que los controlan expertos. Reciben los mejores tratamientos disponibles y de vanguardia que permiten mejorar el tratamiento del cáncer en los niños a un ritmo rápido. Menos de uno de cada diez adultos participa en ensayos clínicos sobre el cáncer. Esto afecta en gran medida el avance de procedimientos y tratamientos nuevos.

Cómo los problemas diarios afectan la salud

Muchos aspectos de la vida diaria afectan la salud. Esto puede incluir los medios de transporte, los problemas de dinero, la vivienda, el acceso a alimentos y el cuidado de los niños. Si no puede asistir a las citas médicas, es posible que no reciba la atención que necesita. Cuando el dinero escasea, puede ser difícil pagar los medicamentos. Y vivir lejos de una tienda de comestibles puede dificultar la compra de alimentos saludables.

Si tiene preguntas sobre cualquiera de estas u otras áreas, hable con el equipo de atención médica. Es posible que conozcan recursos locales para ayudarlo. O pueden asignarle un miembro del personal para ayudarlo.

Revisor médico: Jessica Gotwals BSN MPH
Revisor médico: Kimberly Stump-Sutliff RN MSN AOCNS
Revisor médico: Todd Gersten MD
Última revisión: 4/1/2022
© 2000-2023 The StayWell Company, LLC. All rights reserved. This information is not intended as a substitute for professional medical care. Always follow your healthcare professional's instructions.